Viernes, 19 Octubre 2018 14:16

¡Atención!, escuchar a los músicos

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Banda Municipal Isla de la JuventudEl director está frente a los músicos: ante el primero, la partitura; y ante cada uno de los segundos, la correspondiente partichela. Ellos leen las claves, la armonía se hace a la ciudad por el cielo abierto del otrora cine El bosque de Nueva Gerona, y llama la atención del que pasa. Los integrantes de la Banda Municipal de Conciertos de la Isla de la Juventud se ocupan en el montaje del poema sinfónico Hiroshima y Nagasaki, inspiración del Comandante de la Revolución y eminente compositor cubano Juan Almeida Bosque, quien nos legó toda la música que vibraba en su espíritu. Al término de un primer ensayo de la obra completa, Abel Carrillo Fuentes, actual director de la agrupación, evalúa el desempeño de los instrumentistas: corrige faltas en la ejecución de los viento metal, y aprecia de positiva la de los percusionistas.

Después –conforme a su librito– el maestro conversa con los bajo su égida acerca de un grato recuerdo que le llega del año 1981, ocasión en que el cantautor español Johan Manuel Serrat visitó el territorio y ofreció un concierto en el estadio. “Fui testigo de la multitud que se concentró en el Cristóbal Labra. No fue por simple farándula, así ocurría antes en las presentaciones tanto de artistas nacionales como foráneos, cuando había menos opciones de recreación y los gustos no se habían contaminado por lo fácil…”, dice, y su aire nostálgico parece lamentar que en aquel entonces la banda aún no existía. 

Banda municipal. feria del libro 2015Por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro, el programa de formación de bandas de conciertos en todos los municipios de Cuba comenzó en la década de los ´90 del pasado siglo, e incluyó escuelas para formar músicos en este tipo de formato. Dadas sus características, en la ínsula no se creó un centro de enseñanza que respondiera a tal objetivo. Aun así, el 19 de abril de 1998, bajo la batuta del músico Pablo Savón Portuondo, la Banda Municipal de Conciertos local engalanó la jornada con la gallardía de las primeras piezas de su repertorio.

Pasadas más de dos décadas de aquella fecha, la que hoy es una institución adscripta al Centro Municipal de la Música tiene 31 trabajadores. Ensayan lunes, martes y miércoles; y los jueves y sábados se presentan en diferentes sitios del boulevard de la ciudad cabecera, alternando con conciertos didácticos en las escuelas para fomentar entre los niños el gusto por los instrumentos que lleva este formato.

Banda Municipal Isla de la JuventudLa banda finaliza un segundo repaso a la elegía de Juan Almeida. “Muy bien, aunque hay todavía algunos problemas con el ataque de los sencillos; por favor, vamos a hacerlo otra vez”, indica el director, y cobran sentido otra vez las claves de Sol y Fa, se dejan oír los motivos de las corcheas, y se hace sentir el silencio de las negras…

Tras un último gesto del maestro, se detienen los instrumentos. “Casi listo para estreno”, valora. ¿Por qué Hiroshima y Nagasaki? Primero porque ustedes están capacitados para interpretar un poema sinfónico, y segundo porque el público de la Isla, el poco que tengamos, los uno, dos, o cinco que vaya a los conciertos merece escuchar piezas como esta”.

Los relámpagos lejanos que asoman por el techo de nubes del recinto presagian una tempestad más en estos días de octubre. Entonces cierra el ensayo, y se abre el diálogo para Radio Caribe Digital.

Un discípulo de Gonzalo Roig

Banda Municipal Isla de la JuventudMucho ha llovido desde que se exhibió en este sitio el último filme, grande es el contraste entre la actitud de los músicos y el desaliñado entorno del local. Carlos Montalvo Vargas, por ejemplo, enfunda una viola con cierto donaire y cualidades de quien ha tocado para una visita real, sin reparar en la intemperie.

«El propósito inmediato es preparar bien a los músicos para la evaluación que harán próximamente. Entre los de nivel medio y elemental suman siete los graduados; los demás integrantes son empíricos, pero todos se evaluarán de acuerdo a su formación», refiere Montalvo.

Quien se desempeña además como segundo director del colectivo explica que trabajan en profundizar conocimientos con mira a estos exámenes, los cuales entrañan un paso importante en la profesión, además de que interesan también lo económico en tanto la escala salarial se mueve acorde a los niveles individuales.  

Este hombre hace seis años que imparte los secretos de los instrumentos de viento y percusión en la Banda Municipal, con influencias de Gonzalo Roig, de quien fue discípulo cuando estudiaba en centro de superación profesional Ignacio Cervantes.

El nuevo práctico y timonel

Banda Municipal Isla de la JuventudMás de 30 años de incursión en la música avalan el desempeño de Abel Carrillo Fuentes, ahora director de la banda, quien vive una de esas etapas en que el ser humano se desdobla a favor de nuevos horizontes, al saberse práctico y timonel.

«En algún momento el repertorio ha contado con una treintena de obras. Tenemos activas 16, pese a la falta de músicos y, en consecuencia, de algunos instrumentos. En esto estriban algunas de las dificultades que históricamente ha tenido la agrupación, el personal se mantiene hasta que aparecen mejores opciones económicas; además, la idea inicial de graduar intérpretes para los instrumentos que lleva este formato no se concretó en la Isla, aunque pensamos que se puede hacer, y así se ha planteado.

«Ejecutamos las piezas con menos de la mitad de los 40 instrumentos que debemos tener, de modo que aquí el ingenio juega su papel. Suplimos, por ejemplo, el tímpani con dos tamboretas y una caja de paila, esto no afecta la calidad interpretativa, sí en algo el sentido armónico del tema», indica Carrillo Fuentes, y asegura que con esta misma plantilla prevén rescatar el himno pinero, incorporado al catálogo de la banda local por su director fundador.

Thais: la música que hacemos está en peligro

Banda Municipal Isla de la Juventud ThaisThais Servando es saxofonista graduada de la escuela elemental de arte Leonardo Luberta Noy, y tiene muchos momentos de su infancia vinculados a lo que hace actualmente como Primer saxofón. «Estoy aquí desde los 16 años, y creo que la banda tiene muchísima importancia, algo que no todo el mundo cree; la música que hacemos prácticamente está en peligro de extinción en la Isla de la Juventud, y estoy feliz de ser parte de quienes la defendemos», responde, y se queda pensativa, como quien se le queda algo por decir.

La banda es una escuela, dice un fundador 

Tras convocatoria que hiciera en 1997 el maestro Pablo Savón Portuondo para captar músicos y formar la Banda Municipal de Conciertos, Rafael Álvarez Mayeta se sumó a la misma Banda Municipal Isla de la Juventudy fue uno de los intérpretes que subió al estrado el día que la agrupación se presentó por primera vez.

–El recuerdo más grato de estos más de 20 años en la banda?

–El que más presente he tenido siempre es el momento en que interpretamos por primera vez el Himno Nacional, ese instante solemne, al iniciar el acto. Esta pieza siempre ha sido interpretada por las bandas, y es algo hermoso y muy emocionante saber que uno forma parte de esa melodía que está saliendo.

–Al principio el maestro Savón hizo el montaje del himno pinero. ¿Qué opinas de reincorporar esta obra al repertorio?

–Un himno resume las diferentes etapas que ha vivido un pueblo. El pinero tiene un poco de imágenes de cada uno de nuestros símbolos: Ubre blanca, la cerámica, los pinos, las escuelas al campo, en mi apreciación. Con él uno se siente pinero ciento por ciento. 

–¿Satisfecho de seguir aquí?

–Sí, es el único lugar donde he trabajado. Estuve fuera solo los años del Servicio Militar y los pasé en Banda de Música del Ministerio del Interior, en La Habana. Regresé y seguí tocando una de las trompetas, después el bombardino y he sido evaluado con buen nivel; y no solo eso, la banda enseña patriotismo, responsabilidad, humanismo; es una escuela.

Banda Municipal Isla de la JuventudUna conversación con los músicos de la Banda de Conciertos del Municipio Especial, en el marco de jornada por el Día de la Cultura Cubana, indica que, al margen de los cambios de roles que supone la modernidad, para muchos el periodista sigue siendo oídos y voz.

Lo corroboré cuando en la lógica de investigar escuché la historia de quienes desafiaron el aguacero para contarla, y los porqués y los quizases en encuentros posteriores, donde la mayoría coincidió en las carencias, en los pronunciamientos en pos de un canal mediador para resolverlas.

Con escucharlos se llega a comprender que así como el tímpani es importante para acompañar la línea melódica, para el trabajo de mesa les son necesarios los lápices de colores: «No los tenemos, ni un tonel…, deseos de hacer sí, de tocar, de dar clases, pero… Del mismo modo que hoy suspendimos el ensayo por la lluvia, otras veces lo suspendemos por el Sol», me había dicho Abel, el director.  

Es cerca del mediodía del 11 de octubre de 2018. Los músicos recogen agendas, bolígrafos y teléfonos de encima del muro de bloques. ¿Se nos queda algo?, pregunté por rutina, y habló Tahís: «Si puede diga que necesitamos que nos apoyen, que nos ayuden a que esta música y la banda avancen», la oí al borde de romperse las nubes más bajas.

Entonces, lo digo.

Se conoce que el bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos contra Cuba persiste, y el entorno cultural no escapa al impacto negativo de esta política.

De acuerdo con un informe del Ministerio de Cultura, los principales perjuicios se concentran en la enseñanza artística, derivados de todo tipo de limitaciones. Mas, en la nación antillana no se detiene la música: ante los fines del imperio está el tesón de hombres y mujeres como los protagonistas de este material, artistas que remolcan un arte milenario para reafirmar la municipalidad, la cubanía.

 ¡Atención! Escucharlos.

Publicadon en: http://www.radiocaribe.icrt.cu/noticia/atencion-escuchar-los-musicos/

Visto 76 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Octubre 2018 14:46
María Caridad Esquivel Díaz

Licenciada en Comunicación Social en la Universidad Jesús Montané Oropesa.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Deja un comentario